6.17.2012

Los británicos lo dicen antes

 Vestirse es… re-ciclar, re-utilizar, re-crear

Capital generadora y consumidora voraz de tendencias, Londres reinventa los códigos de la moda antes incluso de que esta llegue a la pasarela: a pie de calle y desde las propias escuelas. El nuevo movimiento ya tiene nombre: ‘upcycling’ (que es la última vuelta de tuerca al reciclaje en diseño) e incluso su propia generación, conocida como wasted youth (o juventud perdida, en referencia a las toneladas de tejidos y prendas que cada temporada se desechan en la industria textil). Si Vivienne Westwood lideró la costura punk en los años 70, hoy la nueva mesías visionaria es Orsola de Castro, fundadora de la firma sostenible From Somewhere y organizadora de la plataforma Estethica, la iniciativa de moda ética (y estética) del Consejo Británico de la Moda. Bajo el lema «nada es lo que parece», hoy en Londres incluso las sábanas de los hospitales tienen una segunda vida, convertidas en camisas. «Una idea genial desde el punto de vista comercial», asegura De Castro. Y una lección que este curso han puesto en práctica también los estudiantes de segundo grado de Central Saint Martins. Los últimos graduados –con Christopher Raeburn a la cabeza– predican con el ejemplo en la London Fashion Week. Sus colecciones convierten paracaídas del ejército en las codiciadas prendas.

Se compra… en macrotiendas

La respuesta londinense a la austeridad que marca el pulso económico y estético de Europa continental es la apertura de nuevos (y más grandes) espacios de moda. Londres es la ciudad que todas las firmas incluyen en sus planes de expansión para 2012: Adidas, con su primera tienda dedicada en exclusiva a la firma que diseña Stella McCartney; Temperley London, que abrirá sus puertas en noviembre en un edificio georgiano; el gigante de la lencería Victoria's Secret, que desembarca en Bond Street el próximo 25 de julio; los almacenes Liberty, que han inaugurado una gigantesca pop-up store para celebrar los JJ OO (solo hasta el 12 de septiembre); e incluso Victoria Beckham, que ya ha confirmado que está buscando local en la capital.

Se inventan… grafismos

Londres experimenta un renacer. Y lo hace a golpe de gráficos. Nuevas técnicas de estampado, colores futuristas, ilustraciones en 3D... Estos códigos inundan vestidos, cuadros y esculturas. El movimiento está relacionado con la Semana de la Moda de Londres; diseñadores como Mary Katrantzou y Peter Pilotto decoran sus propuestas con gráficos desde hace varias temporadas. El museo Victoria & Albert lo celebra con colaboraciones de modistos (como Hussein Chalayan) y artistas (como Jeremy Deller) en  ‘Britain Creates 2012’ (del 6 al 29 de julio). La exposición ‘The Queen’ (en la National Portrait Gallery hasta el 21 de octubre) reúne 60 obras sobre Isabel II donde la tradición (los retratos de Cecil Beaton) se aúna a las nuevas tecnologías (los cuadros de Justin Mortimer). Lo gráfico está en auge. Algo que dejan claro otras dos exposiciones: la retrospectiva sobre Damien Hirst en la Tate Modern (hasta el 9 de septiembre) y la muestra ‘British Summer Time’ de la pintora Lisa Creagh (hasta el 11 de agosto).

Se come...bio & ‘green’

La capital de los pubs se divorcia de las salchichas con mashed potatoes y se vuelca con la comida sana. Muchos se pelean por obtener una reserva en el restaurante pop up Roganic, que cerrará dentro de un año. Situado en Marylebone, ofrece dos degustaciones de seis y 10 platos cada uno, que –dicen– es el paraíso de los vegetarianos. La cocina bandera en esta nueva tendencia es la peruana y los restaurantes con ceviche comienzan a brotar por toda la ciudad: Shrimpy’s, en King’s Cross, y Ceviche, en el Soho, son dos de las enseñas de la cocina andina con influencia asiática. En el otro extremo, igualmente sano, se sitúa la tendencia kilómetro cero, que practica Brawn (www.brawn.co) con su menú basado en materias primas locales y de temporada.

Se duerme… ‘kitsch’

Es más fácil encontrar entradas para las citas deportivas que alojamiento. Pero aún quedan opciones. Lo último son los hoteles kitsch que han logrado desbancar los espacios vanguardistas de diseño. Habitaciones con decoración que combina lo retro con imaginación del siglo XXI, como las del Rough Luxe Hotel, o camas con dinteles cargados de simbología, como las del The Zetter Townhouse. El lujo al extremo se encuentra en casas privadas, que pueden reservarse para vacaciones, como las que selecciona hestergray.com. Una alternativa que también tiene su versión para presupuestos más ajustados en barclayhouselondon.com

Se crean… historias

El mundo editorial se muerde las uñas esperando The Casual Vacancy, la primera novela para adultos de J. K. Rowling. Se publicará el 27 de septiembre y su autora promete una comedia negra, muy diferente de sus trabajos anteriores. Otra escritora, la dramaturga de 35 años Laura Wade, está agitando el londinense Royal Court Theatre con su última obra, Posh [pijos]. La producción recrea una sociedad secreta en una universidad de élite, sospechosamente parecida a The Bullingdon, un club al que pertenecieron el primer ministro británico David Cameron, el ministro de Economía George Osborne y el alcalde de Londres Boris Johnson. Para recabar información, Wade tuvo que luchar contra el juramento de silencio de los exmiembros. Nadie se la quiere perder. El cine británico también está en racha y la versión para la gran pantalla de Los miserables, dirigida por Tom Hooper –ganador del Oscar por El discurso del rey– y protagonizada por Anne Hathaway, está causando máxima expectación.

Se generan… movimientos

Lo nuevo es olvidarse del escenario y ser a la vez actor y espectador. Compañías innovadoras de teatro participativo como You Me Bum Bum Train ofrecen una experiencia única en la que se puede acabar atracando un banco, sirviendo kebabs tras la barra o presentando tu propio programa de televisión frente a una audiencia. Aunque, según el bloguero de tecnología James Bridle, lo último es analizar las consecuencias que ha tenido la presencia digital en nuestras vidas. Lo recoge en su web new-aesthetic.tumblr.com. La biblia de esta nueva estética es la revista DIS.
."

Peppa Pigg



 


" En  Becascoa nunca imaginaron vender 50.000 ejemplares de los primeros cuatro cuentos de la serie Peppa Pigg, que están en la librería desde el pasado febrero. Claro que los datos de la cadena Clan, de TVE, que acaban de conocer eran un excelente aperitivo. De septiembre, cuando comenzó a emitirse, a diciembre de 2011 hubo 13 millones de descargas en su web de sus capítulos. Ocupan los primeros escalones en ventas de literatura infantil y  su audiencia va de los tres a los seis años. Peppa Pig ha sido candidata siete veces al Premio Bafta a mejor serie pre-escolar y lo ha conseguido en dos ocasiones (2005 y 2011).
    En 2004 Peppa Pig comenzó a emitirse en Reino Unido, con tal éxito que Penguin se animó a editar libros al año siguiente. Y este año llegarán al 80º, de los que han vendido más de dos millones de ejemplares. "Lo vimos en unstand de Penguin en una serie hace tres o cuatro años y nos encantó. Y cuando un agente de licencias nos la presentó lo tuvimos claro, aunque no estaba cerrado en que fuese a emitir en España", cuenta Ariadna Rodríguez, editora de Peppa Pig. ¿Qué les fascina en historias de apenas cinco minutos? "Creo que les gusta porque son cosas cotidianas, se identifican. Con tres años la fantasía es algo abstracto que les entretiene pero no entienden y eso es algo que no pasa con estos libros. además las líneas sencllas y los colores llamativos les atrae".
Peppa toma ventaja a otra protagonista televisiva editada por Beascoa:Dora Exploradora. "Es normal que las ventas bajen un poco. El año pasado vendimos de Dora un millón de ejemplares y es imposible que siga a ese ritmo. Peppa ha empezado con la misma fuerza que Dora", se felicita Rodríguez. Además de los cuatro cuentos, han publicado un libro-regalo y este junio aparecen tres cuadernos de actividades que recuerdan las fichas pre-escolares. "No se trata sólo de colorear. Aprenden palabras, juegos, los contrarios", explica. De cara a la campaña de Navidad sacarán un libro con sonidos, imanes y otro desplegable.
    Rodríguez quiere dejar claro que no todo lo que triunfa en la televisión infantil lo hace también en el papel. "Es muy difícil. Las emisiones que tienen mucha acción es muy difícil captarla en 24 páginas y los niños se aburren". Si en el Reino Unido llevan 80 libros, tenemos a la cerdita Peppa para rato.

via :elpais.es