4.07.2011

Cada 21 minutos

El mensaje "cada 21 minutos un posible líder negro muere en un aborto" nace de encuestas donde las mujeres negras sufren más abortos que las blancas.

Life Always, el mismo grupo pro vida detrás de la campaña censurada en Nueva York, ha colocado carteles en un barrio mayoritariamente afroamericano de Chicago intentando concienciar a la población del problema del aborto. El panel muestra a Barack Obama con una frase conduntente: “Cada 21 minutos, un posible nuevo líder -negro- es abortado”.

El mensaje de los carteles “se toma de las encuestas que muestran que las mujeres negras tienen más abortos que las blancas”, según explicó el grupo en rueda de prensa. En una encuesta de 2008, la organización de investigación de salud sexual, el Instituto Guttmacher, examinó las tasas de aborto en los Estados Unidos entre 1974 y 2004 comprobando que las mujeres hispanas y negras abortaban de tres a cinco veces más que las blancas.

El reverendo protestante Derek McCoy, miembro de la junta de Life Always, compara la pérdida de un bebé negro abortado con la de un futuro potencial líder. “Estos son los bebés que podrían llegar a ser los futuros presidentes de los Estados Unidos, o la siguiente Oprah Winfrey, Denzel Washington o Maya Angelou”, dijo en un comunicado. Los líderes negros del futuro “están siendo abortados a un ritmo alarmante”, alertó.

Life Always provocó mucha controversia en febrero con su cartel en el concurrido barrio del Soho presentando a una niña afroamericana junto con el mensaje “El lugar más peligroso para un afroamericano está en el vientre” de su madre.

Las quejas, amenazas y una protesta en contra del anuncio causaron que se retirasen. Después de que el cartel fuese retirado, el reverendo Michel Faulkner, de la Iglesia Nuevo Horizonte de Nueva York, dijo que “en lugar de cuestionar el diseño del anuncio, deberíamos preguntarnos por qué el mensaje es cierto y cómo podemos cambiar el hecho de que la principal causa de muerte para los afroamericanos sea el aborto”.

El primero de los treinta anuncios publicitarios en Chicago se puso durante la conferencia de prensa. Los restantes 29 se han puesto en diferentes lugares alrededor del barrio de South Side en Chicago, poblado mayoritariamente por afroamericanos.

4.03.2011

Origen del beso

El beso es un gesto simple y universal que se remonta a épocas antiguas y que, sin embargo, todavía nadie puede explicar. Antropólogos, neurólogos, biólogos, psicólogos y endocrinólogos tienen sus teorías. Hasta Einstein y Darwin se interesaron. Entonces, ¿por qué nadie puede decir cómo fue que comenzó y qué nos impulsa a hacerlo? Sheril Kirshenbaum, investigadora de la Universidad de Texas en Austin, recopiló una cantidad de estudios y observaciones de historiadores y sociólogos, expertos en el cerebro y en animales, y preparó un libro corto y curioso, La ciencia del beso: lo que nos dicen nuestros labios. ¿A qué conclusión llegó? A ninguna. El ósculo, o acto de besar, es una costumbre del 90 por ciento de las culturas en el mundo. Pero sí compiló una serie de datos tan interesantes como reveladores. Si pudiésemos descifrar su origen, dice Kirshenbaum, podríamos resolver una cantidad de misterios psicológicos y de la evolución que transformarían al beso en una herramienta increíblemente valiosa, más que en un gesto interesante. Por ahora, los científicos no pueden decidir si es algo instintivo, cultural, del ADN o todas esas cosas al mismo tiempo. Sospechan que es una práctica milenaria que puede haber comenzado en el olfato. El primer saludo con un beso, según algunos antropólogos, puede haber sido a través de la nariz, una forma de reconocer a una persona y observar su estado físico a través de sus olores. Hay diferencias de género en el fenómeno, asume Kirshenbaum. "Muchas investigaciones coinciden. Los hombres tienden a describir el beso más bien como un medio para conseguir un fin, en la esperanza de que pase algo más, mientras que lo que le importa a la mujer es el beso en sí mismo``. historia. Los primeros besos humanos fueron documentados en el 1.500 antes de Cristo, en los textos en sánscrito védico que sirvieron como base para la religión hindú. Uno describe la práctica de oler la boca. Otro habla de cómo un "joven caballero de la casa lame repetidamente a una joven mujer``, lo que podría aludir a un beso o a una caricia. Hacia el final del período védico, Satapatha Brahmana habla de amantes "que pegan sus bocas`` y una tempranera ley hindú cuestiona a un hombre que "bebe la humedad de los labios`` de una esclava. De allí, al menos en la India, el beso pasó al Kama Sutra, la guía sexual del siglo III que incluye un capítulo entero dedicado exclusivamente a la práctica del ósculo. En el mundo de Heródoto, de acuerdo con sus Historias del siglo V a.C., los besos persas van desde labio con labio entre las personas de una misma clase hasta labio con pie cuando se trata de dos personas de clases opuestas. El emperador romano Calígula hacía que sus súbditos le besaran los pies, una costumbre que se mantuvo a lo largo de la Edad Media. En 1861, Charles Dickens dijo que la costumbre de besarles los pies a los Papas de la Iglesia Católica era un acto de esclavitud y humillación. El beso labio con labio, mal visto por muchos que lo consideraban algo sucio, iba adonde iban los europeos y así fue que el estilo occidental se popularizó. Kirshenbaum calcula que más de 6.000 millones de personas unen sus labios con fines sociales o románticos cotidianamente. El alemán tiene 30 palabras para aludir al beso, incluida una, nachkussen, que se refiere a un beso que compensa los que no ocurrieron. El labio humano está lleno de nervios sensibles a la presión y otras formas de estímulo. Son motorcitos perfectos y zonas erógenas, dado que el menor contacto estimula buena parte del cerebro. via :elpais.ur