3.07.2009

Feliz añito diario Critica !




Lo que lee Obama



El libro que lleva en su mano el presidente norteamericano no es un libro sobre la caída de Estados Unidos, sino sobre “the rise of the rest”. Es una descripción realista de cómo la escena internacional se está transformando. Este libro se encarga de las oportunidades y desafíos que estos cambios presentan; de lo que le espera a Estados Unidos y su posición dominante; de la paz, la guerra, la economía y la cultura en la nueva era.








“The post-American world”, de Fareed Zakaria, es un libro que desarrolla el futuro de un mundo donde Estados Unidos ya no es la única superpotencia. En un campo donde tantos autores predicen futuros radicalmente diferentes, Zakaria nos trae un análisis sobrio del mundo post-americano.

Cuando le preguntan ¿cómo es el mundo post-americano?, el autor responde “mirá a tu alrededor, el futuro ya está aquí”. Según él, países como Brazil, China, India, Sudáfrica, Canadá, Turquía, entre tantos otros, crecerán y serán potencias en un mundo no unipolar


Zakaria dedica dos de los siete capítulos a China (el desafiante) e India (el aliado). Fue sólo un “accidente de la Historia” que los países más ricos de los últimos siglos hayan tenido poblaciones pequeñas. Estos dos países están predestinados a ser potencias mundiales por su tamaño de población y economía. Pero no es tan simple, ambos tienen ventajas y desafíos. ¿Cómo juegan el régimen autoritario y la industria en China? ¿Cómo afectan democracia e hinduísmo en India? ¿Y los nacionalismos? Todas estas cuestiones -y muchas otras- son tratadas con una bien lograda comprensión cultural.
.(ampliar)

Tapas de revistas





3.02.2009

Tapas




fuentes:blocdeperodista
eblog

3.01.2009

PREMIO PULITZER 2008

"Usted ganó este premio con una novela medio en español. ¿Mejoró la situación de los latinos en Estados Unidos? ¿Las segundas generaciones ya no tienen que abandonar el español?

El público norteamericano se está acostumbrando a ver un inglés bien mezclado con español. Para un latino, eso significa que se está mejorando el ambiente, porque en los Estados Unidos hay un prejuicio contra el español bastante grande.

¿Un prejuicio de clase?

Claro que hay un prejuicio de clase, pero también hay un prejuicio contra el idioma. Yo veo amigos míos, que son riquísimos, blanquitos, que vienen de buenísima familia, y cuando llegan a los Estados Unidos, no hablan ni papa de español.

Eso los vuelve negros...

Se vuelven negros, o peor, se vuelven malditos ilegales. Entonces, hay ese prejuicio en la cultura en general. Aunque yo he visto muchos cambios, los Estados Unidos siguen siendo un país, una cultura muy, muy antilatina.

Ni inglés ni español. ¿Quién entiende su libro completamente?

Cuando una novela tiene personajes que le llegan a la gente, yo creo que los lectores aguantan mucha mierda. Aunque encuentren palabras que no entienden. Yo creo que gané este maldito público por mis personajes. Y creo que a mucha gente que ha leído esta novela no le importa ni culo la cultura latina. ni quieren saber nada con el español, pero aguantaron por los personajes.

Y lo que no entendieron, lo imaginaron.

Tú sabes cómo es eso de leer, el lector está acostumbrado a no conocer muchas palabras. Y hay gente a la que le encanta ver el español mezclado con el inglés.

Obama también es un hombre "mezcla". ¿Es un clima de época? ¿Se acabaron los "puros"?

Yo no creo ser tan optimista. Una cultura como la de Estados Unidos tiene varias ramas. Una es ese punto de vista, que somos todos mezcladitos, que no hay nada que valga la pena que no venga de otras cosas, de diferentes raíces. Pero también hay zonas de la cultura norteamericana que sueñan con una cultura pura.

Anglosajona.

Pureza, blanquedad. Dos impulsos existen en Estados Unidos.Nosotros somos la generación que metió a Obama en la Casa Blanca. Pero también la que quiere botar a los inmigrantes. Y ahora... cuando la economía se pone malísima la gente inmediatamente le cae encima a los inmigrantes.

¿Hay un deseo de quedarse afuera de esa sociedad anglosajona cuando se habla spanglish?

¡Yo no hablo spanglish, mi amor! Yo soy el único de la familia que habla un español tan muerto, y eso porque me crié con morenos, con african-americans. Mis hermanas, sus hijos, toditos hablan un español perfecto. Y sus hijos no son nada de spanglishparlantes.

Pero usted escribe en spanglish.

Bueno, no, porque mira, no es spanglish. Pero hay muchísimos escritores que mezclan inglés y español y nadie les pega spanglish. Yo creo que lo que sucede en esta novela es code-switching (NdeR: la mezcla de varios idiomas en una frase) entre español e inglés. La nueva generación es completamente bilingüe, habla bien los dos idiomas.

Es decir que usted no le tiene ninguna fe al spanglish como idioma.

¡Pero por favor! ¡Nunca! No veo al spanglish como un idioma, lo veo como una etapa.


(Entrevista completa adncultura lanacion)

Publicadas

"... Borges había muerto hacía un año. Bioy se había enterado en un quiosco de diarios de Ayacucho y Alvear y aquella tarde de junio de 1986 siguió caminando por Barrio Norte "sintiendo –escribió en su diario– que eran mis primeros pasos en un mundo sin Borges". Cortázar, su amigo a la distancia, había muerto en 1984. Quedaban él y Sabato. Autor de una obra original y sólida que incluye el portento de La invención de Morel, ahora, pensaba yo, Bioy salía de abajo de la sombra densa de su amigo Borges. No me animé a tocar el tema. Ni siquiera hablé de Borges. Lo hizo él.

Le llevé el borrador de la entrevista con las 42 carillas de la desgrabación literal reducidas a once. Al día siguiente su íntimo amigo desde la infancia, Enrique Drago Mitre, presidente del directorio de La Nacion, me llamó por primera y única vez a su despacho: "Adolfito me pide que lo perdone. Dice que usted estuvo bien pero él no, y le ruega no publicarla". Protesté, era una estupenda entrevista. No hubo caso.

Pero Bioy, caballero al fin, se tomó el trabajo de enviarme un sobre con su borrador de mi borrador. Siete carillas a máquina –aún las conservo– que confirmaban cuál era la traba. En su versión faltaban las preguntas sobre la dictadura, la represión y los juicios a los militares que habían originado la rebelión carapintada, y obviamente faltaban sus críticas a los represores y a los guerrilleros. La nota no se publicó. "No quisiera ofender", me había dicho en la segunda parte de la charla en la que había volcado reflexiones duras y dolorosas.

Cuando volví a entrevistarlo en 1994 no mencionó nuestra mutua frustración de 1987. Ya lo dije, un caballero. "

Adolfo Bioy Casares (1914-1999)
"Escribir da sentido a la vida y mucha fuerza"