5.14.2011

El pugilismo y tres escritores latinoamericanos

Este deporte es un motivo recurrente en la literatura larinoamericana. Muchos autores incursionaron en ese mundo. Un repaso de la relación entre letras y "uppercuts".

A pesar de tratarse de un deporte muy cuestionado por su cuota de violencia, el boxeo contó entre sus filas de fanáticos a varios escritores latinoamericanos que llevaron luego a sus textos personajes, escenarios y experiencias de ese mundo de cuadriláteros, guantes y pesos pesados. Algunos autores llegaron incluso a utilizar el boxeo como explicación para la vida y la literatura.

Larga relación entre escritura y boxeo

Los argentinos Julio Cortázar y Roberto Arlt, por ejemplo, se declararon apasionados seguidores de las peleas y hasta se animaron a subirse al ring y probar con algunos golpes. Y Juan Pablo Meneses, cronista chileno, retrató detalladamente los sueños de los púgiles principiantes que participan de un Campeonato Juvenil en su país.

Más allá del dilema planteado por algunos estudiosos acerca de si es la literatura la que le debe mucho al boxeo o viceversa, lo cierto es que la relación entre escritores y boxeadores tiene una larga tradición en latinoamérica y no pasa desapercibida en la historia de la literatura en español.


Arlt, el boxeo y la gramática de la lengua española
En una de sus famosas aguafuertes, publicadas originalmente en el diario El Mundo, Roberto Arlt escribe una inteligente respuesta a Monner Sans, quien cuestionaba cierta "deformación" de la lengua operada por las clases populares porteñas en la composición del léxico propio del "lunfardo". Frente al ataque del intelectual, Arlt replica con un buen gancho izquierdo en el texto titulado El idioma de los argentinos, donde establece una comparación entre boxeo y gramática.

"Cuando un señor sin condiciones estudia boxeo, lo único que hace es repetir los golpes que le enseña el profesor. Cuando otro señor estudia boxeo, y tiene condiciones y hace una pelea magnífica, los críticos del pugilismo exclaman: ¡Este hombre saca golpes de `todos los ángulos'! Es decir, que, como es inteligente, se le escapa por una tangente a la escolástica gramatical del boxeo. De más está decir que éste que se escapa de la gramática del boxeo, con sus golpes de "todos los ángulos", le rompe el alma al otro (...) Con los pueblos y el idioma, señor Monner Sans, ocurre lo mismo. Los pueblos bestias se perpetúan en su idioma, como que, no teniendo ideas nuevas que expresar, no necesitan palabras nuevas o giros extraños; pero, en cambio, los pueblos que, como el nuestro, están en una continua evolución, sacan palabras de todos los ángulos", explica Arlt en su aguafuerte.

En la literatura de Arlt, la analogía del boxeo es suficiente argumento para desarmar a cualquier defensor de la Academia española.

Cortázar, el Torito, la novela y el cuento

Una de las obras en las que mejor puede visualizarse la afición de Julio Cortázar por el box es en el cuento Torito, incluido en Final del Juego. En ese relato, el argentino construye un personaje-narrador muy particular: un boxeador enfermo y ya decadente que recuerda, en la historia, sus momentos de gloria, sus penas y sus sacrificios.

Pero, además de recurrir al boxeo para estructurar sus narraciones, Cortázar utiliza sus conocimientos del deporte para establecer las diferencias entre dos grandes géneros de la literatura: la novela y el cuento. En su Obra crítica el autor sostiene que en el combate que se establece "entre un texto apasionante y su lector, la novela gana siempre por puntos, mientras que el cuento debe ganar por knockout".

La referencia a un universo probablemente más conocido por los lectores -como lo es el boxeo- le permite al autor dilucidar, magistralmente, objetos complejos como los géneros literarios.

Meneses, un recorrido por las canteras del boxeo chileno
Juan Pablo Meneses es famoso por sus crónicas de viaje. De hecho, lo que lo transforma en un cronista interesante y perspicaz es su capacidad de observar la realidad desde una óptica de relaciones que no cualquiera podría establecer de un simple vistazo. Así, en la crónica titulada Los niños no sangran, del libro Equipaje de mano, el periodista propone un recorrido por el mundo del box juvenil a partir de su visita a un Campeonato Nacional de Boxeo Amateur que se desarrolla en la localidad de Lautaro, en la novena región chilena.

En su relato, además de describir las experiencias de los jóvenes aspirantes al título de box, Meneses se ocupa también de narrar la historia de Jorge Tellier, el poeta y orgullo local que también profesaba su fanatismo por los cuadriláteros.

"Me gustan los boxeadores, son muy parecidos a los poetas, están solos frente al público lector y al adversario, que es el crítico literario. Son solitarios y saben que aunque ganen, igual al final, van a perder", cuenta Meneses que solía afirmar Tellier.


via: @libreros / Suite101: Boxeo y literatura, una relación prolífica

Flores de verano



El 6 de agosto de 1945 Tamiki Hara se encontraba en Hiroshima, lo suficientemente lejos de la explosión como para salvar la vida y lo suficientemente cerca como para comprender -y sentir profundamente- su alcance y significado. De aquella experiencia surgió Flores de verano (1947), un conjunto de tres intensos relatos que constituyen otras tantas miradas -antes, durante, después- sobre lo que aquel viento espantoso aniquiló para siempre y sobre el horror que trajo consigo. Tamiki Hara, que ya era escritor antes de aquella mañana, había nacido en 1905, pero solía decir que, en realidad, había venido al mundo aquel día terrible. En 1951 decidió que ya había vivido bastante y se arrojó al paso de un tren.

5.09.2011



El autor de "El loco Chávez" falleció en Londres, durante un viaje familiar.El guionista Carlos Trillo murió a los 68 años en Londres, ciudad a la que había viajado junto a su esposa.
Comenzó su carrera en 1963 como colaborador en la revista Patoruzú, lugar en el que trabajó hasta 1968
Luego escribió para Ediciones García Ferré episodios de los personajes "La familia Panconara, una familia muy rara", "El topo Gigio" y "El hada Patricia". Además colaboró para el programa de televisión El Club de Hijitus.





En 1975 comenzó a escribir historietas protagonizadas por personajes de su propia creación, con dibujos de Alberto Breccia, con quien realizó Un tal Daneri para la revista Mengano, de Argentina, y luego destinada a la editorial italiana Editiemme.

Al poco se haría famoso con su colaboración junto a Horacio Altuna en la larga tira diaria de El Loco Chavez para el diario Clarín de Buenos Aires (1975-1987), que en parte, según detalla el siti Tebeosfera.com, fue publicada en lengua francesa por Editions Glenat como Le Grand Reporter.

Sus trabajos llegaron al mercado italiano, francés y español y llegó a escribir junto a importantísimos autores de Europa.

Entre 1987 y 1996, escribió la tira El negro blanco para el diario Clarín de Buenos Aires, dibujada por Ernesto García Seijas.

Con este mismo dibujante realizó en 1996 y 1998 la historia "Brujas!" para un semanario italiano, que ha interesado para su adaptación al cine a la compañía cinematográfica estadounidense Miramax.

Trillo es autor de varios libros, siendo sus primeros trabajos El humor gráfico, El humor escrito y Las historietas, tres libros de la colección Historia Popular del Centro Editor de América Latina, que vieron la luz en 1969.

Compatibilizando su labor como historiador con la de guionista, aún tuvo tiempo para oficiar como asesor creativo de la revista Satiricón (1972-1973), como jefe de redacción de Mengano (1974-1976) y como director de SuperHUM®(1981-1982).

"No lo puedo creer. Estamos devastados, sus amigos. Carlos querido...", dijo su colega Rep en su sitio web.Carlos Trillo estaba casado con la escritora argentina Ema Wolf, con quien tuvo 2 hijos.

Charles Roger Hargreaves

Google decidió conmemorar el aniversario nº 76 de Charles Roger Hargreaves, que marcó buena parte de la cultura pop británica durante 25 años.
Nacido en Yorkshire el 9 de mayo de 1935, Hargreaves fue un autor e ilustrador de libros infantiles, cuyas obras se vendieron en todo el mundo, traducidas en 20 idiomas distintos. Su principal trabajo, las series de "Mr. Men", vendieron alrededor de 85 millones de ejemplares.
El megabuscador, de forma excepcional, le dedica hoy más de 10 doodles. Todos ellos relacionados al estilo que poseía el artista para ilustrar sus libros, el mismo que le ayudó a cautivar a millones.