5.12.2013

SANTAS

El papa Francisco canonizó María Guadalupe García Zavala, conocida por todos como la madre Lupita y la madre Laura Montoya, que en 1914 fundó la Congregación de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena, conocidas en 21 países como las hermanas lauritas.







La Madre Lupita es la segunda mujer mexicana que adquiere la condición de santa, lo que implica que desde ahora los católicos podrán invocarla durante sus rezos sin necesidad de intermediarios.
Hija de un comerciante que vendía objetos religiosos frente a una iglesia, la madre Lupita (1878-1963) fundó con un cura la congregación religiosa de las Siervas de Margarita María y de los Pobres. Durante la revolución mexicana, la monja escondió en el hospital de la congregación a sacerdotes y hasta al arzobispo de Guadalajara (Jalisco, en el centro del país) Francisco Orozco y Jiménez. Eso le valió el favor perpetuo de la Iglesia. El Episcopado mexicano calificó como "un regalo extaordinario" su santificación.
Horas antes de la canonización, la Arquidiócesis de México difundió el milagro que se le atribuye a la madre Lupita para ser elevada a los altares. La hija de una enferma, Carmen Rangel Godoy, sostiene que la intercesión de la beata resultó fundamental para que su madre sanara de un derrame cerebral. Las hijas recibieron en el hospital, de manos de una religiosa, la estampita de la madre Lupita y a ella le pidieron ayuda.
Los colombianos católicos están de fiesta con la canonización de su primera santa, la madre Laura Montoya.“Esta primera santa nacida en la hermosa tierra colombiana nos enseña a ver el rostro de Jesús reflejado en el otro, a vencer la indiferencia y el individualismo”, fueron las palabras del Sumo Pontífice acerca de la madre Laura, a quien se refirió en castellano durante la ceremonia. También dijo que fue instrumento de evangelización “primero como maestra y después como madre espiritual de los indígenas, a los que infundió esperanza”.
Cerca de 2.500 peregrinos colombianos amanecieron en la plaza de San Pedro para no perderse los detalles de la canonización, la primera que celebra el papa Francisco. En cabeza de la delegación colombiana estuvo el presidente Juan Manuel Santos, que calificó el acontecimiento de único. “Después de 500 años de haber sembrado la semilla del catolicismo en Colombia, tenemos nuestra primera santa”, aseguró el mandatario.
Tuvieron que pasar 50 años y la confirmación de dos milagros para que la religiosa fuera elegida santa. Había sido declarada “sierva de Dios” en 1973 y luego “venerable”, en 1991.
El primero de los milagros –por el que fue beatificada en 2004– consistió en la sanación de Herminia González Trujillo, que sufría cáncer de cuello uterino. La mujer de 87 años, quien padeció intensos dolores durante un año, acudió a una de las sedes que fundó la madre Laura en Medellín y le pidió que la sanara. Los tumores desaparecieron sin ninguna explicación científica y así lo confirmó el Colegio de Oncología de Italia.
El segundo milagro ocurrió un año después de que la religiosa fuera beatificada por el papa Juan Pablo II. El médico Carlos Eduardo Restrepo, quien estaba a punto de morir luego de haber sido diagnosticado primero con artritis reumatoidea y luego con lupus y polimiositis refractaria, milagrosamente se curó.

VIA