7.31.2009

Alicia en el pais de las maravillas

Tim Burton en la dirección y Johnny Depp en el protagónico (o con su voz) han realizado 6 éxitos. Esta vez se meten con el clásico infantil Alicia, pero con una versión más lúgubre y bizarra. El actor se pondrá en la piel de El Sombrerero Loco y junto a él estarán Helena Bonham Carter y Anne Hattaway. La peli, que asombra desde sus fotos, está realizada en un innovador sistema de 3D y algunas de las escenas estarán realizadas con la técnica Performance Capture, que digitaliza a los actores y los convierte en imágenes generadas por computadora (como en El Expreso Polar). Se espera ansiosamente su estreno para marzo de 2010.

Libro electronico

Aunque recién está dando sus primeros pasos y sólo representa una muy pequeña proporción de la venta de libros, los e-books ya tienen su propia lista de best-sellers. Se obtiene de los títulos más vendidos en los catálogos ligados a los distintos dispositivos que ya se venden en los Estados Unidos. Entre ellos, los de Amazon, los de Sony para su Sony E-Reader (www.ebookstore.sony.com) y los de Barnes & Noble.

Por ahora, los ránkings de venta de libros en formato digital son bastante similares a los que publica semanalmente el New York Times, según informó el diario El Mundo de España.

La novela negra Swimsuit, de James Patterson y Maxine Paetro y el relato de misterio Finger Lickin' Fifteen, de Janet Evanovich, están entre los "top five" en los dos soportes de lectura.


La librería online Amazon la pegó con su equipo Kindle. Además de un éxito comercial, fue el dispositivo que terminó "popularizando" el uso de los e-books en los EE.UU. Sin embargo, arrecian las críticas hacia su modelo de negocio. Es que Amazon no solo vende los equipos a sus clientes. Además, los obliga a consumir sólo los títulos que esa misma librería vende de sus catálogos.

Lo peor lo vivieron los usuarios del Kindle hace dos semanas, cuando Amazon decidió borrar remotamente dos obras de George Orwell de los equipos de sus clientes, por haberlos incluidos en su catálogo por error.

Frente a este esquema, hay quienes proponen un modelo "abierto". Dicen que quien compra un equipo tiene que tener la libertad y el derecho a bajar obras desde cualquier catálogo, y leerlos en cualquier equipo.

los competidores de Amazon están aprovechando la polémica para presentar nuevos servicios de libros online que, dicen, serán compatibles con todo tipo de dispositivos.

Tapas










7.29.2009

Mirta, Chiche,Susana ....famosos imitados








La conductora televisiva Mirtha Legrand visitó anoche el programa de Marcelo Tinelli, ShowMatch, en el marco del segmento "Derecho a Réplica" de "Gran Cuñado VIP", que se convirtió en lo más visto del día con 28,2 puntos rating y tuvo picos de 30,3.

Durante la extensa participación de la animadora, parodiaron el ciclo, Almorzando con Mirtha Legrand, con una cena en el estudio de Ideas del Sur, en el que no faltaron las bromas y los intercambios de elogios entre Mirtha y su imitador, Martín Bossi.

En el set se extendió una alfombra roja para su ingreso, pasadas las 23.30 y Tinelli la recibió vestido con traje y corbata. Primero Mirtha se refirió al personaje de Bossi: "Creo que su imitación mejoró muchísimo. ¿Me bajaron las lolas? Creo que la última vez que vi al personaje habían cosas para corregirle: le vi cosas de Cristina [por la Presidenta], pero hoy está diez puntos. Maravilloso".

También reconoció: "A veces cuando veo la imitación me pregunto si yo seré así. Y llegué a la conclusión de que soy así. ¿Si yo reto a mis colaboradores? No, pero siempre busco la perfección".

Respecto de las versiones acerca de su posible reacción si no le gustaba la caricatura, la actriz aclaró: "Nada de cartas documento. Lo dije al pasar, pero no me gustan esas cosas".

Mirtha no se privó de nada. Hasta aprovechó para opinar sobre la realidad política. Recordó que Néstor Kirchner nunca volvió a su programa de los mediodías "desde que se convirtió en presidente en ejercicio" y que su mujer, y actual Presidenta, es "soberbia", "muy autoritaria" y que se "hace un poco la maestrita" de los argentinos. Agregó que no le gusta el enfrentamiento con el campo y que el matrimonio "debería ceder un poco".

7.28.2009

En los diarios



Siglo XXI: la realidad ha cambiado. Las tecnologías de impresión y distribución de obras intelectuales y culturales han comenzado un proceso de modificiación irreversible y, en cierta medida, democratización –la microelectrónica, la digitalización, la Web 2.0, la telefonía celular y los diferentes dispositivos peer to peer así lo prueban–. Hoy una obra intelectual puede llegar al público sin la mediación de un editor, discográfica, productor cinematográfico o distribuidor. Por ende, son las industrias culturales las que deben replantear su negocio, su funcionalidad. Este será el punto de partida que Joost Smiers –investigador de arte holandés– y Marieke van Schijnel –publicista holandesa– declaran al escribir, según sus propias palabras, un libro radical: Imagine… No Copyright (Gedisa, 2008).
Smiers, sin embargo, no es nuevo en esta discusión; su anterior texto –Un mundo sin copyright. Artes y medios en la globalización– ya había encendido la mecha de la polémica. El planteo de los autores holandeses es tan marcial como simple: hay que avanzar hacia un esquema que termine por eliminar definitivamente el copyright. Un esquema que ya ha entrado en crisis y cuyo destino no es otro que la desparición y la consiguiente reformulación de toda la cadena de producción y distribución en las industrias culturales –y particularmente, de los grandes monopolios.

Un mundo sin intermediarios

La gran expansión de Internet y de las nuevas tecnologías digitales, los usos -a veces revolucionarios- que de ellas se hacen y las profundas transformaciones que han provocado y prometen a las sociedades configuran la cultura de la pantalla, que convive/lucha con la más tradicional cultura del libro. Alejandro Piscitelli sigue de cerca esa contienda y la analiza en campos tan diversos como la educación, la televisión, las redes sociales y los videojuegos.Usted plantea la necesidad de lo que llama mediadores tecnológicos intergeneracionales. ¿Qué rol deberían cumplir esos agentes?La denominación es rimbombante, pero la función es indispensable y casi inexistente. Hoy conviven muchas culturas, pero las dos más notorias, y que están coexistiendo con mucha dificultad, son la del libro y la de la pantalla. Los mediadores de los que hablo deberían ser una especie de traductores entre ambas culturas. Los veo en una función provisoria y limitada, pero necesaria, porque el libro y la pantalla están en conflicto, y en ese conflicto existe una violencia simbólica muy grande.

"El libro y la pantalla están en conflicto, y ya de una manera muy violenta"



Sí, en las novelas que escribo hay un elemento del policial pero no se llega a configurar un policial. La muerte de la persona no es lo más interesante ni nadie se está preguntando quién lo mató. Pero me sirve la estructura narrativa: planteás un enigma al principio y tenés que terminar la novela develando ese enigma. Mientras tanto, aparecen los mundos que rodean a esas personas y que es lo que me gusta contar.